Se traspasó el control de Edesur y Edenor de la Nación a la Ciudad y la Provincia

Las concesiones de Edenor y Edesur, que prestan el servicio de distribución eléctrica en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano, dejaron de estar bajo la jurisdicción del Poder Ejecutivo nacional. «Se llegó a un acuerdo con Edenor y Edesur por las deudas acumuladas por el Estado, mayoritariamente entre los años 2006 y 2015, y se traspasó su jurisdicción a la ciudad y provincia de Buenos Aires», informó el ministerio de Hacienda.

En la decisión, se realizó » a firma de un acta acuerdo entre las partes. Mediante el mismo, la Provincia y la Ciudad asumen los derechos y obligaciones de los contratos de concesión, ad referéndum de la aprobación por parte de la legislatura de la Ciudad y la publicación de un decreto por parte del ejecutivo provincial», según Hacienda.

La secretaría de Energía depende de ese ministerio. Edesur deberá pagar $3.858 millones al Estado Nacional, según el Gobierno, más allá de reconocimientos de deudas  y multas pendientes entre las partes. «El
traspaso no tendrá costos para el Estado nacional ya que compensará deudas (de las distribuidoras con la mayorista Cammesa), junto con las referidas al tope de la tarifa social y el acuerdo marco para el suministro en asentamientos informales, con las multas que adeudan las empresas y los adelantos otorgados hasta el 2015 mediante CAMMESA, en concepto de incrementos tarifarios a cuenta».

Edenor inyectará $ 4.000 millones en inversiones en obras de infraestructura para la «mejora de la seguridad y confiabilidad del servicio», mientras que Edesur pondrá $ 3.000 millones. » Estas inversiones, que son adicionales a las acordadas en la revisión tarifaria Integral (RTI) y tendrán que realizarse en un plazo de cinco años, serán supervisadas por el nuevo ente regulador», según el Gobierno.

La ciudad y la provincia de Buenos Aires crearán un nuevo organismo de control que será denominado Ente Metropolitano Regulador del Servicio Eléctrico (EMSE), que designará sus autoridades una vez que el traspaso esté refrendado en ambas jurisdicciones. El Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) continuará sus funciones de control del transporte de energía eléctrica y de agentes del mercado; y cederá el personal dedicado al seguimiento de la distribución al nuevo ente, por lo que habrá continuidad de los puestos de trabajo.

El resto de las distribuidoras están bajo la órbita de las provincias donde prestan su servicio.

Cammesa es la empresa mayorista del sector eléctrico, en la que el Estado posee el 20% de las acciones pero dirige el rumbo de la compañía.