Los alumnos de 7º grado regresaron a las escuelas porteñas

Los turnos no pueden extenderse de las dos horas de duración- chicos de 7º grados de 20 escuelas primarias públicas y otros de escuelas privadas, que según el Ministerio de Educación porteño, aún no se puede calcular dado que van abriendo en diferentes momentos.  Según la resolución emitida por el ministerio porteño, es cada colegio el que debe definir la fecha de regreso a las clases presenciales y el regreso no es obligatorio; es decir, van los alumnos cuyas familias autoricen ese retorno.

Para esta semana, la Ciudad prevé tener 190 escuelas de gestión pública en funcionamiento, entre secundarias técnicas y medias y primarias. Los instructivos fueron distribuidos la semana pasada por la cartera de Soledad Acuña y cada escuela retomó la marcha para volver a la presencialidad. Según confirmaron desde ese ministerio a Perfil, más del 25% de las escuelas de gestión privada de la Ciudad ya logró esa habilitación. Se trata de 202 primarias y 152 secundarias de gestión privada, algunas ya están recibiendo alumnos y otras lo harán en los próximos días.

El universo total de los colegios privados porteños es bastante más amplio: 425 primarios y 321 secundarios. Para poder reabrir, cada establecimiento debe realizar un trámite para emprender el regreso, enviando una nota a la Dirección de Educación de Gestión Privada, que determina si cumplen adecuadamente con el protocolo de vuelta a la presencialidad.

Regreso En una primera etapa, las actividades apuntan solo a los últimos años de los niveles, es decir, séptimo grado en primaria y quinto o sexto año en secundaria. Con esa premisa cada escuela tiene autonomía para armar los grupos, que funcionarán en burbujas de no más de nueve chicos y un profesor. Las clases deberán ser en espacios abiertos, idealmente en los patios, en turnos de entre hora y media y cuatro horas, al menos dos veces por semana. “Estamos muy emocionados con la respuesta que tuvo esta primera instancia de apertura de los últimos niveles de las escuelas de la Ciudad. Vamos a seguir trabajando día a día para que todos los chicos y chicas de la Ciudad puedan reencontrarse con sus compañeros y docentes”.

El universo escolar de la Ciudad de Buenos Aires comprende 425 escuelas y 17.700 alumnos de 7º grado de gestión estatal y 464 escuelas y 20.800 alumnos de gestión privada de esa etapa; y 170 escuelas con 12.500 alumnos de 5º y 6º años que van a establecimientos públicos y 349 escuelas y 17.500 alumnos que asisten a privados.  Riesgo bajo, intermedio y alto, la guía que definirá el regreso de las clases presenciales Este martes 13 por la mañana, abrió la escuela primaria N° 7 del Distrito Escolar 8, Niñas de Ayohuma, ubicada en Parque Chacabuco, que tiene cuatro 7° grados, dos en el turno mañana y dos en el turno tarde, con un total de 107 alumnos.

Usarán, según dijeron las autoridades, los patios con media sombras para evitar el sol directo y las medidas de higiene están reforzadas.  En el barrio de Palermo, sobre El Salvador hay una escuela primaria privada y a 50 metros, otra pública. En una calle donde el tránsito es normalmente agitado, tras la calma de estos últimos siete meses esta mañana se registraba más movimiento: los chicos, vestidos con remeras y buzos de egresados, volvían por turnos a los patios.

“Estamos felices pero expectantes, queremos ver cómo se desarrolla todo”, decía una de las profesoras encargadas de esperar a los chicos en la entrada.  Los mayores, primero El pasado martes 13, en tanto, tras 213 días, estudiantes del último año de dos escuelas públicas técnicas de la Ciudad de Buenos Aires pudieron reencontrarse con sus compañeros y docentes en actividades con grupos reducidos de 9 alumnos, “en espacios abiertos y cumpliendo los protocolos de higiene y seguridad”, según informaron este martes 13 desde el ministerio de Educación porteño.

Las dos primeras escuelas porteñas reabiertas fueron las Técnicas 35 y 27, ubicadas una frente a la otra en la calle Virgilio al 1900, al oeste de la Ciudad. Acuña agregó que «antes de noviembre vamos a tener todas las escuelas abiertas en la Ciudad», como parte del plan progresivo de regreso a las actividades escolares.  La reapertura de escuelas en la Ciudad de Buenos Aires se produjo tras la aprobación del índice epidemiológico refrendado por el Consejo Federal de Educación, que prevé criterios epidemiológicos sobre los cuales cada jurisdicción debe establecer la modalidad de revinculación de los estudiantes. La instalación de un «semáforo educativo», que con sus tres colores determina cuándo se puede autorizar el regreso a clase presencial, las actividades educativas no escolares o continuar con la educación a distancia, sirvió para poner «claridad» a los procesos de revinculación, y ahora se sabe «qué pasos hay que dar» en estos procesos.