Publicarán «Las inseparables», una novela póstuma de Simone de Beauvoir

Una novela inédita de Simone de Beauvoir (1908-1986), «Las inseparables», que la escritora francesa dedicó a su amiga Élisabeth «Zaza» Lacoin, a la que conoció a los 9 años y con quien tuvo un gran amistad hasta su muerte repentina a los 22 años, será publicada hacia fines de 2020 y significará la primera obra de ficción póstuma de la autora de «El segundo sexo».

La novela, cuya publicación en Francia estaba prevista para mayo pero por la emergencia sanitaria su lanzamiento se postergó hasta octubre (se estima que en otros países saldrá en 2021), fue escrita en 1954 -cinco años después de su icónica obra «El segundo sexo- y es un registro en primera persona sobre la relación de dos amigas inseparables.

En sus memorias de 1963, Simone de Beauvoir se refirió a una obra de ficción que había abandonado y que decidió no publicar en vida. Hasta ahora que su hija y albacea literaria, Sylvie Le Bon de Beauvoir, decidió sacarla a luz y de este modo acercar la primera novela póstuma de la reconocida ensayista, según informaron medios internacionales como The New York Times, The Guardian y El País.

En diálogo con el medio español El País, la editora del libro, Laurence Tâcu, de Ediciones L’Herne, consideró que «si solo hubiera sido un borrador, no la habría mecanografiado. Creo que era algo tan íntimo que le resultaba difícil sacarlo a la luz en vida. Es un libro acabado. Es un buen libro».

«Como novela tiene una fuerza completamente diferente para el lector, porque hay una forma de identificación, se pueden relatar unos sentimientos y una puesta en escena que no dan otros formatos», aseguró.

En «Las inseparables», Élisabeth «Zaza» Lacoin es Andrée Gallard, una «pequeña desconocida de pelo castaño, mejillas hundidas con ojos oscuros y brillantes que miran con intensidad» y cuya «seguridad y habla rápida y precisa» desconciertan y fascinan de inmediato a Sylvie Lepage, el personaje que retoma a la misma Simone de Beauvoir.

En un pasaje de la novela la narradora francesa, cuya frase «no se nace mujer, llega una a serlo» se convirtió en una consigna del activismo feminista en el mundo entero, escribe: «Comprendo de pronto, con estupor y alegría, que el vacío de mi corazón, que el sabor triste de mis días solo tenían una causa: la ausencia de Andrée. Vivir sin ella no era vivir».

«¿Cuál es el sentimiento innominado que, bajo la etiqueta convencional de la amistad abraza su corazón nuevo, entre el asombro y los trances, sino el amor?», se pregunta en el prólogo Sylvie Le Bon, la hija que Simone adoptó en 1980 y se convirtió en su albacea cuando murió en 1986. «Ella comprende rápidamente que Zaza no siente un apego similar, y que ni sospecha de la intensidad del suyo, ¿pero qué importa eso ante el deslumbramiento que significa amar?».

«Su educación las encorseta, no hay familiaridades, no se tutean, pero a pesar de esa reserva, se hablan como Simone no habló jamás con nadie», afirma su hija en el prólogo.

Fuente: TELAM